Ecograder: hacia un diseño web sustentable

0
2309

“El mundo de la responsabilidad social empresaria ha estado dominado por las necesidades físicas de la sustentabilidad, en el cual las compañías se concentran en implementar programas de reciclaje, reducir las emisiones o usar energías renovables”, asegura Brady Hamed, especialista en sustentabilidad y educador norteamericano. Mightybites, una empresa B de creatividad digital de Chicago está intentando incorporar una nueva dimensión al concepto. diseño

La firma desarrolló un sitio web llamado Ecograder, creado para ayudar a las empresas a evaluar la huella de carbono de sus páginas de Internet. Esta herramienta gratuita permite averiguar de forma sencilla y rápida algunas maneras de reducir el consumo eléctrico, descartar excesos y usar menos energía.

Aunque esto pasa generalmente desapercibido, un sitio web puede dejar una huella de carbono tan grande como la de un periódico dominical. “La web no es el medio ‘verde’ que todos creen que es”, aseguró Tim Frick, dueño y CEO de Mightybites, al diario Chicago Sun Times. Cada píxel en una laptop, teléfono celular o computadora también genera gases que producen el efecto invernadero mientras están encendidos (se calcula que un página web sencilla genera 20 miligramos de dióxido de carbono por segundo).

Sin embargo, existen varias estrategias para reducir esta tendencia y el Ecograder está diseñado precisamente para indicar el camino.

El sistema usa una metodología de evaluación que da un total de 100 puntos. El primer objetivo es usar un proveedor de hosting que utilice energía renovable o tenga metas de sustentabilidad. Los otros tres criterios se focalizan en la premisa de consumir menos energía: la “Findabillity” es la eficiencia con la cual los usuarios pueden encontrar la información que necesitan, para pasar menos tiempo en el sitio. El “diseño y experiencia de usuario” puede optimizarse evitando programaciones “pesadas” como las Flash. Finalmente, la velocidad global de cargar la página puede reducirse minimizando el número de archivos o requerimientos del servidor.

Para lanzar la herramienta, Mightybites publicó un reporte con la evaluación de los sitios web de las compañías listadas entre las más grandes por la revista Fortune. Las cinco que recibieron la mejor calificación fueron Seabord (con 81 puntos), Terex, 3M, Livenation y Eaton. Y las peores, de acuerdo a Ecograder, son las páginas de Aramark, Domtar, Mattel, Morgan Stanley y United Technologies.

El reciente lanzamiento del Ecograder está marcando una naciente conciencia sobre la problemática del consumo de energía online. Así, por ejemplo, los expertos en eficiencia tecnológica y digital advierten que ver una película en Internet por un par de horas puede generar varios kilos de gases contaminantes.

“Imaginamos la Internet como un teléfono”, aseguró Pete Malewikz, un consultor de diseño web sustentable al Chicago Sun Times. “Pero la transmisión de datos de una película online habitualmente requiere de computadoras que quedan encendidas todo el tiempo. Pueden llegar hasta 30, que operan como relevos”.

Las elecciones de formato, imágenes y elementos interactivos también afectan la eficiencia. Este consumo de energía y tiempo son preocupantes ya que los sitios web siguen creciendo, usando más links externos y recursos de datos pesados que las páginas utilizan para mostrar información personalizada que se puede compartir a través de redes sociales. “Muchas personas están construyendo sitios web del estilo ‘Hummer’”, en alusión a uno de los modelos de camioneta más contaminantes.

Aunque cueste imaginarlo, la premisa detrás del Ecograder es que los píxeles son reales. Y aunque reemplacen procesos materiales y no puedan sostenerse en la mano como una revista, si requieren mucha energía cuando se los analiza a gran escala. Como asegura Malewikz, “el diseño web sustentable es algo que debe ser parte del proceso creativo de diseñadores y programadores. Esta disciplina recién comienza, y requiere de la ‘comunidad del diseño’ para desarrollarse y crecer”.

DEJA UNA RESPUESTA