Yvon Chouinard en Argentina

0
1125

El miércoles 26 de marzo por la mañana tuvo lugar, en la ciudad de Buenos Aires, la conferencia del fundador de la marca outdoor Patagonia, referente en temas de responsabilidad social empresaria y sustentabilidad. El evento se llevó a cabo en el Espacio Chela, antiguamente una fábrica y hoy sede de oficinas de emprendimientos sociales. Este año, la empresa cumple 40 años y, en el contexto de este aniversario, su creador habló sobre la relación actual de los consumidores con los productos, el medioambiente y el trabajo a nivel mundial.Imagen de newsletter del evento de Yvon 2014

Desde su infancia, Chouinard estuvo siempre interesado en la naturaleza y las actividades al aire libre como el surf y el alpinismo. A menudo, paracticaba estos deportes y fue a través de su contacto con ellos que surgió la idea de crear una empresa de indumentaria y herramientas para actividades outdoor. Lo que comenzó como un taller donde Chouinard forjaba, sin haber aprendido nuca el oficio de herrero, pitones para vender a los escaladores y utilizarlos él mismo, hoy es una de las compañías más reconocida a nivel mundial. Entre las significativas innovaciones impulsadas por Patagonia, como la de la tela polar, se destaca por haber sido pionera en la implementación de políticas de responsabilidad social -flexibilidad horaria y generosas licencias de personal- y de sustentabilidad -uso de materiales reciclados para la fabricación de sus productos-.

Patagonia es mucho más que una marca de ropa, es una forma de vida. Desde sus inicios, la orientación de la empresa fue clara y sus actividades tuvieron siempre como prioridad la calidad del trabajo y no su rendimiento económico. La coherencia a lo largo de toda su trayectoria en las temáticas de RSE y sostenibilidad la vuelven un ejemplo de que el éxito comercial es posible y puede ser considerable aun cuando las compañías incorporan como parte de su trabajo la protección del medioambiente y políticas de responsabilidad social. De hecho, Patagonia ha recibido la certificación de Empresa B en el año 2012, convirtiéndose, así, en la primera empresa californiana en conseguir este título.

Yvon Chouinard, un gran escalador, ascendió con Patagonia a una de las cimas más altas en los negocios y lo hizo con unas herramientas muy distintas de las comúnmente empleadas por las empresas. El desconocimiento sistemático de los criterios convencionales para el desarrollo de los negocios no significó un impedimento para esta iniciativa y, en cambio, se atuvo a una actitud coherente en el compromiso con la naturaleza y la sociedad como equipamiento esencial para su travesía empresaria.

En esta oportunidad, el singular empresario apuntó directamente al corazón de la economía. En el marco de una apuesta por la “simplicidad”, Chouinard expresó la necesidad de “cuestionar el consumo y sus reglas” como aspecto elemental para adoptar una actitud responsable y orientada en la dirección de la sustentabilidad.

En este sentido, a modo de ejemplo, una de las campañas más representativas de Patagonia es “No compres lo que no necesitás”. De esta manera, la empresa sugiere pensar dos veces antes de comprar una nueva prenda promoviendo, en cambio, el consumo de indumentaria de segunda mano y la reparación de la ropa averiada. Además, destacó el poder de la moda a la hora de impulsar iniciativas como esta, a partir de la cual los compradores de Patagonia comenzaron a fotografiarse usando sus camperas reparadas luciendo sus parches.

Sin embargo, para Chouinard el alcance de estas políticas de marketing no está simplemente determinado por la moda. Durante su conferencia, el referente de la responsabilidad empresaria hizo hincapié en la importancia del dar el ejemplo para liderar en esta materia.

Photo Credit: Patagonia

DEJA UNA RESPUESTA