ENI Di Tella: Cuatro años transformando las estructuras sociales

0
985

El Espacio de Negocios Inclusivos (ENI) de la Universidad Di Tella es un ámbito dedicado a promover el desarrollo de modelos de negocios que busquen resolver problemáticas sociales, apoyados en la sostenibilidad económica. Poverty

Conformado por un equipo multidisciplinario, su objetivo es ser “un referente para aquellas organizaciones, instituciones o empresas, que buscan replantear su rol en la sociedad y hacer parte de la transformación de las estructuras sociales”. Además, busca ser el pivot de un diálogo entre los sectores público, privado, la academia y las organizaciones sin fines de lucro para potenciar el desarrollo de los NI, estas iniciativas económicamente sustentables, que tienen como propósito generar impacto social en poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Tras cuatro años de trabajo, el ENI logró construir una verdadera comunidad dedicada a expandir los conocimientos y comprensión sobre este modelo de negocios. En su esfera confluyen “emprendedores, organizaciones de apoyo, incubadoras, aceleradoras e inversores; la comunidad académica, nacional e internacional; emprendedores sociales, empresarios, directores ejecutivos, y, todos aquellos interesados en los Negocios Inclusivos”.

Aguilero entrevistó a Yuliana Álvarez Giraldo, Coordinadora de Comunicación y Comunidad del ENI Di Tella, para conocer un poco más de los orígenes de la iniciativa, su filosofía y su proyección a futuro.

¿Cuáles fueron los orígenes del ENI Di Tella?

El ENI Di Tella-Espacio de Negocios Inclusivos, nació hace casi cuatro años, luego de que un grupo de personas empezó a reunirse asiduamente en la UTDT (Universidad Torcuato Di Tella), movilizados por un interés común: explorar los Negocios Inclusivos, un campo de acción innovador para la inclusión y la superación de la pobreza.

Este grupo, caracterizado por su pluralidad de miradas, conocimiento en los ámbitos privado, social y académico, y trayectoria en el campo de los Negocios Inclusivos, decidió darle formalidad a este espacio, convencido en la vital importancia de brindar un sustento conceptual y empírico, que sirviera de referencia a los distintos actores de la sociedad.

El ENI Di Tella se constituyó oficialmente en octubre de 2010, como un centro de investigación dentro de la Escuela de Negocios de la UTDT  – entre las más prestigiosas de Latinoamérica-, porque constituía el espacio ideal para posicionar y promover el tema. El ENI Di Tella, además de ser centro de investigación, mantiene su espíritu inicial, ser un espacio de intercambio tanto de conocimiento como de experiencias, desde el cual se habilita la mirada crítica y constructiva siendo que el concepto de Negocio Inclusivo, está en permanente evolución.

¿Qué disciplinas conforman el equipo?
El equipo está conformado por profesionales de distintas áreas: estudios internacionales, marketing, ciencias políticas y comunicación, asimismo, con experiencia en el ámbito privado, académico y social.

¿Qué significa “que una empresa transforme las estructuras sociales”?

Una empresa es generadora de impacto social, económico y ambiental. Desde esa perspectiva, la empresa constituye un potencial agente de cambio, con la capacidad de generar un impacto social positivo, que contribuya en la transformación de una sociedad mejor. Los Negocios Inclusivos son un campo de acción clave para la empresa comprometida con la transformación social, ya que desde esta mirada se busca resolver problemáticas sociales y mejorar la calidad de vida de poblaciones en situación de vulnerabilidad, vinculando soluciones al core business de la empresa. Del mismo modo, los Negocios Inclusivos tienen una mirada integradora donde las soluciones se co-crean tanto con las poblaciones destinatarias del impacto, así como con los ámbitos público, académico y social.

¿Cómo difunden sus trabajos?

A través de cursos de grado y cursos internacionales, en Programas de Educación Ejecutiva, Educación in Company, y MBA. También mediante journals y congresos internacionales, charlas y seminarios. Además, compartimos los trabajos y actividades que realizamos en nuestra web y en las redes sociales.

¿Quiénes conforman el board actualmente?

Paula Marra, miembro del SC de Grupo de Productores del Sur (GPS), de Fundación Ferlg, de Fundación Gran Chaco y Fundadora de Matriarca; Matías Kelly, Director de Ashoka Argentina, Intrapreneur en GCBA, Co-fundador de Sumatoria, Confites, Solutions Logistics, Nuestras Huellas; Gonzalo Roqué, Gerente del Programa de Reciclaje Inclusivo de Avina para Latinoamérica y Gabriel Lanfranchi, Consultor senior especializado en desarrollo territorial (BID, AySA, Fundación Pro Vivienda Social, Agencia de Ecología urbana de Barcelona,etc); SPURS Fellow en Urban and Regional Planning-MIT; jefe de trabajos prácticos de la Maestría de Economía Urbana e investigador del Centro de Investigación de Políticas Urbanas y de Vivienda de la UTDT, y docente de planificación urbana de la Universidad de Buenos Aires.

¿Cuáles son los desafíos que les presenta el futuro?

Nuestro desafío es romper con el paradigma de que los Negocios y lo social no son compatibles. La Escuela de Negocios, en este sentido, nos permite avanzar en dirección la correcta, pues desde este lugar entablamos un diálogo directo sobre este enfoque innovador de negocio, con personas estratégicas para la empresa. Nuestra búsqueda es ampliar la mirada sobre las oportunidades que existen en la solución de problemáticas sociales, y con los sectores de la población en situación de vulnerabilidad al entenderlas como un cliente potencial. Del mismo modo, incentivar el intrapreneurship para que estas personas trasvasen su conocimiento a sus organizaciones, y por supuesto, el mismo se traduzca en acciones. De hecho, sembrar esta semilla ha redundado en que luego la empresa decida tomar un curso con foco en Negocios Inclusivos. Es el caso de Unilever, IRSA e YPF.

Por otro lado, el mensaje de los Negocios Inclusivos también está dirigido a Organizaciones sin Fines de Lucro, entendiendo que pueden implementar herramientas de mercado que les permitan lograr sostenibilidad económica a largo plazo. Es decir, nuestro desafío es también ampliar la mirada de este tipo de organizaciones, que se apropien de herramientas tradicionalmente empresariales con el objetivo de lograr su propósito social.

A largo plazo, esperamos que la expansión del conocimiento y las experiencias de Negocios Inclusivos deriven en una nueva generación de empresas, que tengan incorporado en su ADN este enfoque desde su concepción. De hecho ya existen varias: identificamos 76 en el 1er Relevamiento de Actores de Negocios Inclusivos de Argentina (enfocado en emprendimientos y pymes), que realizamos entre 2012 y 2013, y presentamos en la UTDT en octubre del año pasado, y este año la cantidad de Negocios Inclusivos ha incrementado.

¿Qué opina sobre la RSE?

La Responsabilidad Social Empresaria, al igual que el Negocio Inclusivo, es un concepto que ha ido evolucionando, y cada vez está más asociado a la sustentabilidad de la empresa como un eje transversal a todas las áreas. Los Negocios Inclusivos nutren ambos enfoques, en cuanto se pueden alinear estratégicamente al core business desde el impacto sobre los stakeholders, como comunidad, proveedores y colaboradores, en el caso de la RSE; y en términos del triple resultado que se busca mediante la sustentabilidad, se alinea al impacto socio – económico. Por lo tanto, consideramos que la RSE y la sustentabilidad son campos para activar el desarrollo de Negocios Inclusivos, si desde la empresa estas áreas son concebidas de forma estratégica y a largo plazo.

¿Y sobre las empresas B?

Sistema B es una herramienta muy útil que ayuda a las empresas a replantearse su impacto social y ambiental, a través de la gestión de todas las áreas y su relacionamiento con sus stakeholders y shareholders. Igualmente, es una buena herramienta para los Negocios Inclusivos, ya que les permite evaluar constantemente su desempeño no solo en cuanto al impacto social de la empresa, al mismo tiempo, respecto a su impacto ambiental, y la calidad de trabajo con sus colaboradores.

Además hacen un excelente trabajo en promover el tema en la agenda pública: vienen trabajando en una Ley B, que favorezca el desarrollo de empresas con impacto socio/ambiental, pues el término “beneficio” de este tipo de empresas va más allá, no significa solamente rentabilidad para los accionistas, el beneficio también se entiende como un valor compartido entre colaboradores y comunidad. Esto crearía un ambiente favorable para el desarrollo de Negocios Inclusivos.

 

DEJA UNA RESPUESTA